Relación entre sistemas de perforación y tipos de terreno

Las características geotécnicas del terreno condicionan los trabajos de perforación. El primer requisito es que sea posible ejecutar la perforación, bien por una extrema dureza del material, una intensa fracturación o un terreno con nula cohesión, la perforación puede ser muy compleja.

El segundo requisito es que entre perforación, anclaje e inyección se consiga un resultado final de resistencia, calidad y aportación al sistema que sea acorde a las exigencias para conseguir un talud estable.

Finalmente es esencial que la perforación sea eficiente y se pueda realizar con el menor coste posible.

La tecnología de martillo en fondo (DTH) se distingue por la característica que el golpeo sobre la roca se realiza directamente en profundidad, lo cual aumenta el rendimiento y la calidad de la perforación. Se utiliza principalmente para terrenos de mayor dureza.

Los tradicionales martillos en cabeza se utilizan con gran eficiencia para diámetros menores y para perforaciones de poca profundidad.

Los anclajes autoperforantes a la vez de anclajes, sirven como barrenas de perforación con un bit/broca de perforación perdida. Este método es muy eficaz en terrenos muy fracturados y/o suelos poco cohesivos cuyas paredes de la perforación no son estables obstaculizando la introducción de los anclajes después de sacar las barrenas de perforación.

Así mismo el uso del autoperforante permite la inyección simultánea en el mismo proceso de perforación.

Para mas información puede descargar nuestro Abecedario Talufix: https://grupodesnivel.com/descargas-grupo-desnivel/

Grupo Desnivel – Donde Nadie Accede 

Deja una respuesta